• Blog de un maestro

Alejandro Sánchez, FameLab y sus monólogos para acercar la ciencia en 3 minutos.

¡Hola profes! Hoy quiero compartir con vosotras y vosotros algo que me ha parecido realmente interesante. Esta vez no vengo a hablarte de mí o mis proyectos ni a darte mi opinión sobre algún tema educativo.

En esta ocasión vengo a hablarte de Alejandro Sánchez Durán, un Ingeniero Aeroespacial que ha ganado el certamen FameLab 2020 con su monólogo “Marineros del siglo XXI”.

Este certamen es una idea original del Festival de Cheltenham, desarrollada en nuestro país por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), dependiente del ministerio de Ciencia e Innovación, y el British Council.



Viene desarrollándose en España desde 2013 y consiste en un certamen en el que se acerca al público general el conocimiento científico a través de monólogos de 3 minutos que combinan rigor y entretenimiento. Puedes conocerlo mejor en su web www.famelab.es

En esta ocasión, comparto con vosotros la entrevista que he realizado a Alejandro Sánchez Durán que representará a nuestro país en la final internacional organizada por British Council en noviembre.





Hoy estamos con Alejandro Sánchez Durán, Ingeniero Aeroespacial por la Universidad Politécnica de Valencia. El motivo de esta entrevista es que Alejandro ha participado en un certamen que al menos a mí me ha resultado bastante curioso: el FameLab 2020. Él además de Ingeniero es Máster en Navegación por Satélite por la Escuela Nacional de Aviación Civil de Toulouse, Francia.

Él entiende bastante mejor que nosotros todo este tema y nos lo explicará a continuación, y veréis cómo lo conecto con educación porque quizá te estés preguntando que por qué estamos hablando de Ingeniería Aeroespacial.

¿Qué tal Alejandro?

Alejandro: Hola, muy buenas ¿Qué tal?

Para que los lectores te conozcan un poco, antes de todo esto del FameLab ¿Quién era Alejandro o a qué te dedicabas?

Alejandro: Bueno, pues como bien has presentado, antes de comenzar en esto del FameLab soy graduado por la Universidad Politécnica de Valencia después de haber cursado cuatro años de Ingeniería Aeroespacial en la espacialidad de aeronavegación.

Después de terminar la carrera, y viendo la necesidad en el mercado actual de tener un máster, viendo todos los temas que había estudiado en la carrera me vi especialmente interesado en la navegación por satélite y cómo funcionan estos sistemas que todos conocemos y hemos oído hablar como son el GPS y otras alternativas no americanas que luego explicaré. Entonces viendo mi interés por este tema decidí hacer este Máster de Navegación por Satélite de la Escuela Nacional de Aviación Civil de Toulouse que, al ser el único máster de este tipo en Europa me dejó la vía de elección bastante clara.

Justo la participación en FameLab me pilló al final del máster, ya acabándolo.

Entonces fue todo muy seguido, hacer el máster y participar en FameLab, ¿No?

Sí, justo me pilló al final, vi la convocatoria y decidí presentarme a ver qué tal salía.

¿Y cómo llegas de estar estudiando un máster a querer participar en un certamen como este? Preséntanos para quien no lo conozca qué es el FameLab.

FameLab es una iniciativa que surge por parte de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), bueno aquí en España la lleva la FECYT con la ayuda del British Council y básicamente consiste en seleccionar a un conjunto de estudiantes en ciencia o investigadores, o personas que trabajen en el mundo de la ingeniería y la ciencia para que presenten en un monólogo corto de tres minutos su tema de estudio, un tema de interés o cualquier tema que resulte interesante dentro de su campo de estudio.

Cabe recalcar que estos monólogos, aunque la mayoría de veces nos decantamos por un acercamiento más humorístico, el monólogo en sí no tiene por qué ser algo desternillante.

En mi caso yo conocí esta iniciativa mientras estaba estudiando el Grado y vi que algunos de los participantes mezclaban humor con divulgación científica y me pregunté si esto no lo han hecho para mí, ¿Para quién lo han hecho? Porque la idea me llamaba muchísimo.

Entonces yo decidí optar por el lado humorístico, pero podéis ver en otras ediciones a ganadores que más allá del humor lo que tienen es un hilo narrativo muy bueno. Cuentan una historia de manera muy entretenida que te tiene los tres minutos que dura el monólogo enganchado.

Entonces cabe recalcar que no tiene por qué ser humorístico pero en mi caso, viendo que me gusta mucho decidí hacer esta combinación.

Ya conociéndolo desde 2017, en 2018 decidí participar, me dije vamos a intentarlo a ver qué sale. Estuve dos semanas viendo de qué podía hablar y cómo podía condensarlo todo en tres minutos. Estuve dos, tres semanas y al final dije: me rindo, porque no se me ocurría nada, no podía y lo dejé pasar.

Este año pasado, a finales de 2019 volvió a salir la convocatoria y me dije “Esta es la mía”. Me puse a pensar de qué hablo, qué puedo contar y me dije, “El GPS es algo que todo el mundo conoce, que usamos y llevamos en el móvil… voy a explicar cómo funciona. Porque había hecho un sondeo y nadie sabía cómo funcionaba. Me puse y en dos horas lo había escrito.

Yo la verdad es que soy de los que he conocido cómo funciona al ver tu monólogo. Y me llama mucho la atención esa forma de unir la divulgación científica con un tema que pueda estar fuera del alcance de quienes no hemos estudiado una ingeniería y no entendamos un sistema tan complejo, pero que se acerca con una iniciativa como esta para que lo podamos entender cualquiera. Me gustó mucho esa forma de unir las dos cosas.

A mí también me llama mucho esta parte de este concurso. Porque precisamente nos da la oportunidad a los ingenieros, científicos, investigadores de acercar a la gente cosas tan complejas o difíciles con las que trabajamos y hacer que en tres minutos puedan llegar a entender ese concepto, se interesen por el mismo que es otro de los objetivos… Es verdad que en tres minutos te da tiempo de poca cosa… introducir algo, conseguir que se queden con una idea… pero si yo con mi monólogo consigo que alguien como tu diga “Ah pues ya lo entiendo cómo funciona” o que esa persona diga “pues lo voy a buscar”, con eso ya hemos ganado mucho. Porque conseguimos que el público general se interese.

¿Falta este tipo de acercamiento de conceptos más científicos al público general?

Sí, hacen falta y mucho. Porque la ciencia está en todos lados igual que la lingüística. También la usamos todos los días y es necesario que la aprendamos, la ciencia nos afecta a todos, todos los días en todas nuestras actividades. También es verdad que hay gente que se dedica a la ciencia y gente que lo hace a otras cosas.

Pero nosotros estamos invirtiendo un tiempo y unos recursos, que en muchos casos son públicos, a desarrollar conceptos científicos, a trabajar en tesis, a hacer avances científicos. Pero si luego esos avances no se explican a la gente, si no conseguimos explicarles qué es lo que estamos haciendo, lo que ocurre es que mucho de este público general se preguntará para qué vamos a invertir en ciencia si a mí eso ni me va ni me viene.

Efectivamente, creo que es una manera de concienciar de la necesidad de seguir apostando por investigaciones que a lo mejor darán sus resultados muy a largo plazo. Me viene a la mente cosas que a lo mejor son diferentes, pero investigaciones en enfermedades más desconocidas como el Alzheimer o el Cáncer, que llevan muchos años estudiándose y necesitan una cantidad de recursos muy grande y se ve como al inversión en I+D+i en nuestro país no es tan grande como nos gustaría.

Efectivamente, es un muy buen ejemplo. Son investigaciones que tienen muchos caminos a seguir y que quizá no todos llegan a un resultado concreto, pero efectivamente necesitan muchos recursos y capital humano para llevarlos a cabo. Y osn cosas que muy a la larga conseguirán beneficios muy grandes para la humanidad.

Y en casos como el que hablamos hoy, la navegación GPS, todo lo que conlleva hasta que podamos tenerlo en el bolsillo en nuestro teléfono, ha requerido una investigación de muchos años y una inversión enorme. A lo mejor muchas personas no le dan el valor que tiene cada lanzamiento de un satélite, los observatorios, etc… supongo que será un mundo enorme…

Exacto es un mundo enorme. Cabe recalcar que el GPS lleva más de 50 años funcionando. Esto empezó como una idea muy sencilla con unos pocos satélites que funcionaban con un concepto totalmente diferente al que usan hoy en día para que nosotros podamos tener nuestra posición.

Y esto ha sido mediante un proceso de evolución y de inversión de muchos billones de dólares por parte del departamento de defensa de los EE.UU y de otras muchas compañías del sector privado…

Así como no solo de este GPS americano del que hablamos, también hay que mencionar por ejemplo “Galileo” que es el equivalente al GPS pero Europeo.

Es otro sistema de navegación por satélite que no es el americano ¿no?

Exacto, porque no solo está el americano. Está, como digo en el monólogo, el europeo Galileo, el chino BEIDOU, el ruso GLONASS… Existen varios, no solo es GPS todo lo que vemos.

¿Y se utilizarán, entiendo, en otros ámbitos que no sea, a lo mejor, el de a nivel usuario que estamos acostumbrados a escuchar GPS? Supongo que en otros ámbitos como la aeronáutica u otros sistemas de navegación que se utilicen no tan a nivel usuario pero que también son importante.

Todos conocemos el móvil, pero efectivamente en el sector aeronáutico, los aviones hoy en día, para navegación transatlántica, para ir de Madrid a Nueva York por ejemplo, ya no tienen radares en tierra, no tienes radioayuda. Te tienes que servir de los satélites que tienes en vista. También para el transporte de mercancías y temas de logística.

Y también tienes aplicaciones menos conocidas. Por poner un ejemplo, los aviones cuentan con relojes atómicos. Son relojes que se basan en la frecuencia de separación de ciertos átomos que permiten medir ese tiempo con mucha precisión.

El tiempo que proporcionan las constelaciones de satélites de navegación como el GPS o el Galielo se utilizan en el mercado de bolsa para saber en qué momento exacto se ha producido una transacción, porque como los precios oscilan todo el rato a intervalos de tiempo muy pequeños, necesitas saber en qué momento exacto has vendido una acción para saber qué precio le corresponde. Por poner una aplicación menos conocida, como es la medición del tiempo.

Yo creo que es un mundo que se nos escapa a muchos y a través de tu monólogo por ejemplo, se conoce un poco más. ¿Te planteas profundizar en esta vertiente más didáctica de divulgación científica?

Sí, no sé aún cómo. Porque es verdad que FameLab te abre puertas, te permite ser un poco más conocido y te da el gusanillo de seguir divulgando, pero no tengo claro cómo hacerlo. Tengo otros proyectos pendientes que cuando los termine veré cómo lo puedo hacer.

Tengo que ver un poco cómo lo oriento, pero me encantaría porque esta experiencia ha sido genial y me gustaría seguir combinando ciencia y divulgación.

Llevándolo a mi terreno, como decía al inicio, me resonaba esto con el aula. Yo soy maestro y muchas veces estamos buscando cómo hacer cercanos contenidos científicos a nuestros alumnos. Y me parecía esta, una muy buena opción para acercar, no solo a los más pequeños, sino también en la universidad y otros ámbitos académicos que vemos como muy formales, la divulgación científica desde otro punto de vista.

Como tú bien dices, son temas serios como todo lo que se estudia, pero eso no implica que no se pueda enseñar de una manera más práctica y sobretodo más amena. Es importante saber el concepto teórico que hay detrás del GPS, o de cualquier tema de física por poner un ejemplo…

Pero ¿Qué le viene mejor a un estudiante de instituto o de universidad, esa clase de dos horas sobre hidrodinámica o después irte a la práctica de laboratorio para ver cómo el prototipo de ala que te han explicado en clase se comporta de cierto modo ante un flujo de viento determinado? Todo de manera práctica y amena, dejando que el alumno se involucre es mucho mejor. Iniciativas como esta pueden ayudar.

Totalmente de acuerdo. Yo que me muevo mucho en el ámbito de la educación emocional, se habla sobre cómo el aprendizaje se fija en la memoria a través de las emociones que provoca el hecho de aprender, por decirlo de alguna manera. A más emoción hay, o mayor intensidad, más se fija ese aprendizaje. Por lo tanto, creo que esta forma es una manera de que lo que te están contando te despierte sensaciones como la diversión, la curiosidad, sorpresa… que te van a ayudar a que ese aprendizaje se te quede mucho más que en una clase en la que el contenido no conecta contigo más por las formas que por el propio contenido.

Sí, muchas veces el problema suele ser cómo se presentan esos contenidos. Es verdad que es complicado, no es fácil presentar algo de manera creativa, de manera que tengas al alumno 100% concentrado. Por ejemplo en el FameLab, si eres capaz de presentar el contenido y le despiertas una emoción, le haces reír o haces que se quede con cierta broma, eso va a ayudar mucho más al alumno a que al final, como hablábamos antes, se interese con el tema y que aprenda. Creo que ambas cosas se tienen que complementar.

Estoy totalmente de acuerdo y creo que esta iniciativa de FameLAb nos ayuda a que sea así y que nos propongamos de alguna manera que, por ejemplo, tu monólogo está disponibe en Internet, que se lo pongamos a nuestros alumnos y que ellos conozcan de una forma más amena cómo funciona esto. Y así con otros muchos conceptos que se habrán tratado en esta edición como en anteriores.

Claro, yo invito a todos tus seguidores a que vean no solo mi monólogo, que está disponible en el canal de YouTube del FECYT, como la final completa, si les apetece aprender no solo del GPS sino de las estrategias reproductivas de los insectos, que fue otro monólogo interesante, el por qué no existe la suerte u otros conceptos de biología que a mí se me escapan pero que disfruto mucho escuchando a mis compañeros explicándolos y que hacen que aprenda de otras cosas aunque no sea mi campo. Porque te ríes, te enganchan y dicen que quieras saber un poco más, que quieras interesarte.

No sé si animarías a compañeros tuyos a que dieran este salto como tú y participen en certámenes de este tipo que ayuden a la divulgación de sus estudios o sus investigaciones de una manera diferente a la divulgación académica en revistas o más típicas quizá.

Yo animo a todos mis amigos que están ahora estudiando doctorados o trabajan en empresas de ingeniería o están en un máster a que lo intente, que si la convocatoria les llama, si les parece interesante dar a conocer un tema de manera entretenida, divertida o con el enfoque que prefieran a que se lancen a por ello. Cada año tienen una oportunidad fantástica de intentarlo y les va a encantar, es una experiencia muy bonita.

Desde aquí, agradecerte la aportación que haces en ese sentido, a que los que estamos menos puestos en ello entendamos conceptos como en este caso, la navegación GPS y que hayas estado aquí este rato con nosotros ayudándonos a reflexionar también sobre la divulgación de la ciencia que creo que, como hemos dicho al principio, es muy importante para que siga habiendo esa investigación y ese estudio.

Por supuesto. Muchas gracias a ti por darle visibilidad al evento, por ayudar a otros profesionales a que se animen a divulgar ciencia de una manera diferente y a despertar ese ímpetu y esa curiosidad en aquellos que lo escuchan.

Pues muchas gracias, encantado de haberte conocido y haber compartido este rato contigo.

Igualmente, muchas gracias.

Puedes ver el monólogo completo de Alejandro Sánchez,

“Marineros del siglo XXI” en este vídeo:



92 vistas