• Blog de un maestro

Derechos más allá del "día de"

Cuando hablamos de los derechos de la infancia, por desgracia, suele ser por actividades, recursos y materiales para celebrar el "Día de" cada 20 de noviembre.


Por supuesto doy por hecho que todos los maestros y maestras que celebran en clase este día, lo hacen convencidos de lo que hacen y con la intención de transmitir la importancia de estos derechos a sus alumas y alumos.


Pero es que los derechos se celebran pero sobre todo se pelean, se luchan y se reivindican hasta que se conviertan en una realidad.

¿Sabías que a día de hoy EE.UU es el único país que no ha firmado la Convención sobre los Derechos del niño?

Cuando pensamos en lugares en los que no se respetan los derechos de la infancia normalmente hablamos de países en vía de desarrollo. ¿Pero son los únicos?


En nuestro país se vulneran cada día los derechos de muchos niños y niñas.


Porque cada niño y cada niña tiene:

  • Derecho a la vida, a la salud y a la protección que se vulnera cada vez que un menor es maltratado o agredido.

  • Derecho a la alimentación y al agua que se vulnera en muchos hogares que no pueden garantizar una correcta y suficiente alimentación de sus hijos o en aquellos que sufren corte del suministro por motivos de precariedad económica. Muestra de ello son las llamadas colas del hambre. Según Save the children, en España la pobreza o exclusión social afecta a un 28,3% de los niños y niñas, es decir a 2,2 millones.

  • Derecho a la educación que en nuestro país está garantizado. No obstante todos conocemos como existen grandes desigualdades dependiendo de la capacidad económica de cada familia. Existen muchas iniciativas que tratan de reducir estas desigualdades sociales, pero aún sigue quedando trabajo por hacer.

  • Derecho a la identidad. Por esto para mí es fundamental aprenderme los nombres de todos y cada uno de mis alumnos. Al llamarlos por su nombre les estoy dando esta identidad y les estoy transmitiendo que para mí son importantes.

  • Derecho a la libertad de expresión que se concreta en el derecho a dar su opinión, a ser escuchado y tenido en cuenta en cualquier decisión que les afecte. Este es sin duda uno de los derechos que más se vulneran cada día en las escuelas. Tenemos que aprender que no somos los únicos que tenemos voz y voto en las decisiones que afectan a nuestros alumnos. Tenemos que reeducarnos en el hábito de preguntarles, escucharles y tenerles en cuenta para decidir.

  • Derecho al juego y al descanso que se vulnera cada vez que se castiga a un niño o niña sin recreo o cuando se le llena la tarde con deberes y actividades extraescolares.


Para mí ser maestro es ser un activo defensor de la infancia. No podemos mirar para otro lado cuando se están vulnerando derechos fundamentales de la infancia en nuestra escuela o en sus familias.


Nuestros alumnos y alumnas necesitan que les defiendas y protejas, también cuando se legisla en temas que les afectan directamente y que no están siendo tenidos en cuenta.


A mi entender es una obligación moral que tenemos como educadores, ser la voz de quienes, aunque sea un derecho, a veces no tienen voz en nuestra sociedad.


67 vistas