• Blog de un maestro

Educación de calidad, para todos, en todas partes.

Hoy 24 de enero la ONU celebra el Día Internacional de la Educación.


Como todos los días internacionales, la intención es la de recordar que hay mucho por hacer. Y puede parecerte mentira pero la educación todavía no llega al 100% de los niños y niñas.


Quizá no te lo planteas porque viviemos en un país en el que la educación es obligatoria y está garantizada, pero esto no funciona en todas partes.


En 2015, 193 países se comprometieron con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, creándose así la agenda 2030. El objetivo número 4 busca asegurar una Educación de calidad.


  • Más de 57 millones de niños y niñas en edad escolar en el mundo que no asisten a la esculea.

  • Más de la mitad de estos, viven en el África Subsahariana.

  • Se estima que el 50% de los niños que no asisten a la escuela viven en zonas afectadas por conflictos.

  • 617 millones de jóvenes en el mundo carecen de los conocimientos básicos de aritmética y alfabetización.

Estos escalofriantes datos aportados por la ONU en la web de los Objetivos de Desarrollo Sostenible siguen lanzándonos un mensaje directo a nuestras conciencas: ¡Queda mucho por hacer!


La educación de calidad es la verdadera garantía de una vida plena, de una sociedad democrática. La educación es la única garantía de libertad.


Si nos miramos el ombligo, queda mucho por hacer aquí también. Si somos sinceros y críticos con nosotros mismos, queda mucho por avanzar en una educación de calidad que potencie lo mejor de cada uno de los niños y niñas.


Y no puedo evitar pensar que el adjetivo "de calidad" se usa con mucha facilidad en educación. Todos lo usan para etiquetar lo que ellos querrían que fuera la educación, no por ser lo mejor para los alumnos y alumnas, sino por responder mejor a intereses propios, ya sean económicos, políticos o de cualquier otra índole.


Para mí la educación será de calidad cuando garantice el mejor y más completo desarrollo de la persona para que pueda vivir una vida digna y feliz, aportando a la sociedad desde una ciudadanía activa, comprometida y responsable.


Mientras nuestra sociedad siga manchada de antivalores (racismo, clasismo, homofobia y sus derivados, sexismo, machismo, intolerancia, etc.) y estos sigan teniendo el eco y la repercusión que vemos cada día en los medios, significará que aún tenemos mucho trabajo por hacer.

79 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo